“We’re not leaving anything to chance”

No vamos a dejar nada al azar… es tal vez la idea de una gran educación para muchos padres hoy en día. Música, matemáticas, arte, inglés, gimnasia, francés, fútbol, natación, danza… los niños de hoy, deben aprender como esponjas millones de cosas, porque eso les garantizará un futuro mejor, un gran futuro.

IMG_8570Confieso que camino por la otra acera. A mi personalmente, el azar me parece fascinante y es tal vez una de las cosas que más me sorprendió cuando fuí mamá. Perdí el control absoluto sobre muchas cosas y me sentí libre.

No tenerlo todo absolutamente planeado nos ha permitido, como familia, jugar con el presente y hacernos conscientes del mismo. Debo reconocer, sin embargo, que me encanta hacer planes, pero he aprendido a darme el permiso de que se transformen y a gozarme esos cambios. He descubierto que me gusta soñar con el futuro y que aunque si, me gusta tener las cosas medianamente organizadas, es más como una hoja de ruta que como una camisa de fuerza.

Creo que pensar nuevos caminos cuando el azar nos sorprende, es un acto creativo muy formativo. Pero también creo que a los adultos nos genera un poco de temor, porque implica preguntas, aparentes pérdidas de tiempo, escucha, flexibilidad, entre otras muchas cosas. Y los adultos nos hemos vuelto rígidos, acelerados, serios, en general, hemos perdido la capacidad de juego, de ir caminando por el bosque y cambiar de rumbo solo porque aparece una mariposa que queremos seguir. Y lo peor, es que intentamos acelerar a nuestros hijos, que no pierdan el tiempo, que hagan cosas “productivas”, que empiecen y terminen algo… siempre, porque nos importan más los resultados que los procesos.

Si, vivimos en este mundo en el que nos toca cumplir con ciertos acuerdos de organización. Con tiempos que ya otros establecieron por nosotros. Pero también es verdad que somos dueños de nuestros ritmos y que siempre habrá espacio para hacerlos valer. Mi hija va un colegio que nos gusta, y que tiene unos tiempos establecidos. Un año para cada nivel, una hora para cada clase, dos descansos, una hora de entrada, otra de salida… Pero dentro de esa estructura y de otras muchas que hay en la vida, hay momentos para dejarse ir y hay que aprovecharlos. Estoy convencida de que en el tiempo libre se aprende, se aprende mucho. Y el azar con frecuencia nos regala sorpresas maravillosas, descubrimientos inesperados, nuevos amigos, amores… por eso digo alto y claro  “Yo si quiero dejarle cosas al azar!”

P.D. No sé si la película será buena, pero el trailer me ha hecho pensar, me hace soñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s