A propósito del día de la madre

Mi historia es una historia de mujeres. No porque no hayan hombres maravillosos en ella -de ellos hablaré en otro momento-, pero es una historia en donde llaman la atención mujeres que le apostaron a su autonomía, libertad y deseos.

Para mi, la historia comienza con mi bisabuela, la abuelita chiquita, como le decíamos debido a que con la edad se había encogido y era pequeñita. De tamaño, porque de carácter era grande.

la foto 1

De ella sé que fué la primera mujer que manejó y que trabajó en su pueblo. Se divorció cuando no se hablaba de divorcio en este país y una vez separada construyó una pared que dividía los edificios que con su ex marido habían construído. Recuerdo sus manos arrugadas y como me dejaba jugar con su piel envejecida a estirarla para ver como se quedaba levantada. Tenía manchados los dedos por fumar, así como el techo sobre su cabeza en el lugar que diariamente ocupaba en el sofá. Nos dejaba a todos reírnos con las historias que contábamos de ella. Sé que adoraba leer y vivió hasta los 100 años.

Mi bisabuela tuvo tres hijas. A cual más de diferentes.

IMG_6155

Una de ellas mi adorada abuela. Rebelde desde que se supo, quería estudiar química, pero su papá no la dejó por no ser una profesión para mujeres. Se enamoró de un español, quizás porque hablaba de otros mundos y me atrevo a pensar que la hizo soñar. También se separó. Pero para sorpresa de muchos en su tiempo, simplemente porque aquel hombre no era la persona con quien se veía el resto de su vida. Mi abuelo no la maltrataba, no la engañaba, no era vago, ni alcohólico… como todo el mundo esperaba de un hombre si una mujer quería separarse de él. Pocos entendían en esos días, que a veces simplemente no es la persona para uno. Menos comprendieron que mi abuela aceptara a la nueva esposa de mi abuelo e hiciera que el mundo la respetara y le diera un lugar.

IMG_8603

Soñadora, apasionada, creativa, complicada… peleó siempre por lo que creía y por quienes quería. Mi abuelita se construyó un mundo que nos heredó a todos y me enseñó la grandeza de las pequeñas cosas, el disfrute de la estética.

Después vino mi mamá. Soñadora igual y creativa a su manera. Capaz de enfrentar cualquier dificultad, pero frágil en los detalles. Otro ejemplo maravilloso de luchar por lo que se quiere hacer en la vida y no por lo que toca. Juiciosa y loca a la vez, apasionada. Romántica empedernida, odia cocinar, pero hace platos con los que me relamo. Cose como nadie y escribe como pocos. Sabe escuchar. Siempre me ha dicho que lo importante es ser feliz y que muchas veces es mejor hacerle caso a las tripas y no a la cabeza (por lo menos en cuanto al amor se trata). Y entre todas las grandes lecciones que me ha dado, me enseñó que amar y dejarse amar es una experiencia maravillosa. Que un hombre, aquel con el que uno decida compartir su vida, es un compañero, un cómplice, un amigo de juegos y aventuras. Me dió un papá que adoro, cuando el primero renunció a compartir esta historia. la foto 2

Luego vine yo y ahí no me voy a detener.

Finalmente llegó Paloma. Con sus escasos 6 años (casi 7, me estaría corrigiendo si estuviera aquí y no en el colegio) es una gran mujer. No sé todavía cómo será de adulta, pero veo en ella la herencia de esta historia -obviamente compartida con la de su papá- y me esfuerzo por que tome todo lo bueno de ella y pueda liberarse de todo lo que no le sirva con facilidad. Que se sienta siempre empoderada de sí misma, de su ser mujer. Ella contará su historia más adelante, como bien lo dice La historia interminable, esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión. Sólo diré que nos ha enseñado mucho a todos y nos ha hecho revisarnos, repensarnos, cuestionarnos, ha sido un encantador catalizador para el crecimiento.

IMG_4486

Si, mi historia es una historia de mujeres. De mujeres que fueron madres, pero que abrieron caminos para no solo ser madres, caminos para llegar a mundos que parecían imposibles pero no por ello inalcanzables. Cada una en su momento consiguió a su manera dejarnos un legado de diversidad, de saber que como mujeres podemos elegir, explorar, expresarnos. Que podemos SER en toda la inmensidad de las posibilidades. Hoy, a propósito del día de la madre, pienso en lo maravilloso que ha sido hacer parte de esta historia de madres creativas y luchadoras, de esta historia de MUJERES en mayúscula. Espero hacerles justicia.

Anuncios

9 pensamientos en “A propósito del día de la madre

  1. Qué palabras Juli. Hablar desde el corazón y desde lo que se conoce siempre es más fácil. Siempre he dicho que esta parte de la familia, a pesar de que para mí está en primer grado llena de hombres, es una de mujeres independientes y verracas. Me encantó que hables de tu rama y de cómo cada mujer que está dentro de ti o que vino de ti te hace a ti quién eres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s