El placer de transitar

Olivia y las princesas. Ian Falconer

Durante muchos años de mi vida sentí que no pertenecía a ningún grupo. En el colegio me iba bien, no muy bien, pero las mas populares me consideraban nerda a pesar de, contrario a los clichés, ser del grupo de cheers y habilitar matemáticas hasta el cansancio. En la universidad, las del colegio me consideraban un poco hipster y los de la universidad un poco mainstream. Cuando empecé a trabajar, me apasionaba lo que hacía, pero sentía que con fuerza también me atraían otros mundos. En fín, había una sensación en mi de no pertenecer a un grupo definido, de estar siempre en la frontera. Bueno, tal vez no en la frontera, sino en un viaje constante de un país a otro.

Pero hace algunos años, empecé a entender que más allá de la sensación de extrañeza de otras épocas, me gustaba pasear por lugares diversos. Descubrí el placer por los cruces y las conexiones, por leer entre líneas y vincular discursos. Y más importante, empecé a encontrar a otros viajeros.

Hace poco deje de sentir que eso me hacía inconsistente y empecé a sentir que mi consistencia estaba justamente ahí. Es más, me gusta saltar de un lado al otro, me hace sentir libre, activa. Me enriquece.

Hoy considero que tal vez esa es mi esencia, si podemos hablar de esencia, cuando se cree profundamente en el poder de la transformación. Disfruto tener contactos con todos los habitantes de los mundos a los que he viajado, tengo grandes amigos en cada uno de ellos y reconozco que me gozo ser local y extranjera al mismo tiempo. Y no me avergüenzo, no me siento extraña. Es más me he vuelto orgullosa vocera. Hoy espero que mi hija, mis estudiantes, todo el que quiera, se sienta libre para explorar, para viajar por mundos conceptuales, temáticos, geográficos, estilísticos, musicales, literarios, imaginarios… en fin por las innumerables capas y matices que tiene la vida.

Y pensando en esto, quiero recomendarles un libro encantador: Olivia y las princesas de Ian Falconer, de donde tome la maravillosa ilustración que acompaña este texto.

Anuncios

4 pensamientos en “El placer de transitar

  1. Juliana. Hace varios días me diste la información para acceder a tu Blog, y…, como siempre, lo dejé …, para…, más tarde…, que sorprendentemente no fué mucho tiempo.
    Estoy fascinada! Acabo de leer todos tus “relatos” y estoy maravillada. Me transportaste a un “espacio” que está por allá arriba, por encima de las nubes y a veces por en medio de ellas. Lo recorrí (lo estoy recorriendo todavía) de la mano tuya por un lado… y de la de Silvia mi hija por el otro. (Que me perdone Santiago…, – es otra experiencia diferente – …) Las fotografías del cielo en los días 5 del 5, 6, del 6… Etc. Parecen unas hermosísimas acuarelas… y me identifico contigo en que la verdadera “riqueza” de las cosas no está propiamente en los objetivos y/o en los resultados finales…, sino en los procesos…, en el camino que recorremos para llegar a ellos.

    Te felicito y me produces algo así como un poco de envidia… , definitivamente estás recorriendo el camino de una fabulosísima escritora, tal vez parecido al que ha debido recorrer Alice Munro y/o al de Doris Lessing, que me fascinan.

    María Eugenia Gutiérrez

    Me gusta

    • Querida Maria Eugenia, gracias por esas palabras tan lindas y tan sentidas. Espero seguir contando con tu lectura, pues en el fondo de eso se trata, de establecer conexiones afectivas y desde ahí movernos creativamente. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s