Tiempo, desarrollo, vida… PAN

img_0371-1

Después de mucho esperar, me lancé a la aventura de hacer pan. Y digo aventura porque en los tiempos que corren hoy en día, hacer pan es toda una experiencia, ya que hay que enfrentarse a un organismo vivo y a los avatares de la naturaleza misma. Tiempo, desarrollo, vida… hacer pan es mucho más que un trozo de pan comprado en cualquier tienda con el absoluto desconocimiento de todo lo que ha sucedido antes de terminar en una bolsa en nuestras manos.

Hace ya unos meses empecé a sentir la necesidad de enfrentarme al reto de hacer pan con masa madre. Cuidar mi masa madre, alimentarla y verla crecer y mientras tanto, leer, leer y leer miles de recetas, tutoriales, blogs y chats en los que se hablaba de la magia del pan. Pero me asuste. Parecía algo muy sencillo pero a la vez muy complicado y me daba un poco de rabia tener la sensación de sentirme tan perdida e insegura frente a algo que parecía tan fácil, algo que la humanidad ha hecho por años y años.

Pero me armé de valor y decidí hacer pan este el primer fin de semana de febrero. Quizás, porque pintaba como un fin de semana sin demasiados planes y casero. Quizás porque después de todo el ajetreo de las vacaciones y los viajes, este era el fin de semana de volver a la vida cotidiana, a las rutinas y a los ritmos conocidos y hacer pan, muy en mi interior era una declaración de intenciones para este año. Lento, organizado, orgánico, con un objetivo en mente, pero absolutamente consciente del paso a paso, del aquí y el ahora. Parece que cambie de tema y empecé a hablar del mindfulness tan de moda en estos días. Pero no, sigo hablando del pan, un proceso que muchos debíamos adoptar hoy en día, pues es muy meditativo, nos impone un ritmo muy diferente al que nos invade en estos tiempos.

Hacer pan, no resultó tan complicado y sí una experiencia maravillosamente gratificante. Claro, hay mucho por mejorar, por experimentar y por probar. Pero para un primer intento me doy por muy bien servida.

En fin, creo que el miedo a hacer pan se debe a la dificultad que tenemos para cambiar de ritmo, porque hacer pan es un proceso lento, un proceso que conserva el ritmo de otros tiempos, ese ritmo al que muchos ya no estamos acostumbrados, pero al que yo, personalmente, en ocasiones quiero acudir para calmarme, poner mi mente y mi corazón en el momento y disfrutar cada uno de los pasos.

Quizás hacer pan no es para todos. Tal vez algunos no quieren cambiar de ritmo por un tiempo o lo hacen de otras maneras, meditan, pintan, caminan… no se. Yo solo puedo decir que adoré la experiencia y que volveré a hacer pan cada vez que tenga ganas pues ya no tengo miedo. ¿Alguien más se lanza a la aventura?

Les comparto mi paso a paso por si alguien se anima y quiere probar esto de aprender a tener paciencia, aprender a esperar, aprender a respetar los ritmos y necesidades de otros seres vivos, aprender a observar la naturaleza y abrazarla, para al final, disfrutar de un delicioso trozo de pan en la boca.

  1. La masa madre

Yo no la hice de cero… gente muy especial me la regaló y la recibí como un hermoso regalo de vida. Pero me enfrenté al compromiso de alimentarla, cuidarla y quererla. No es tan complicado como pensé, simplemente hay que alimentarla con el doble de agua y de harina. Es decir, si tenemos 50 gr de masa madre, añadir 100 gr de harina y 100 ml de agua, mejor no de la llave (hay más métodos, pero ese es el más básico) Mezclar bien todo y dejarlo en un bol bien tapado con plástico o en un tarro de vidrio cerrado con tapa. Poco a poco verán que la masa empieza a respirar, a vivir. Crece y le salen muchas burbujas de aire. Esto hay que hacerlo día de por medio más o menos y entre una alimentación y otra, tenerla en la nevera para que se conserve más. Hay que hacer este proceso siempre que se quiera hacer pan, pues la masa madre debe estar muy despierta cuando se hace el pan.

img_0496-1

  1. El pan

Con la masa madre despierta o refrescada como dicen, la receta es la siguiente: (yo seguí los pasos de la generosa Luciana y me deje aconsejar cariñosamente por ella y por  Julia. Gracias a sus consejos y a su buena energía, me fue muy bien)

Ingredientes:

200 gr de masa madre

500 gr de harina de fuerza o panificadora

300 ml de agua al clima

1 cucharada de sal

Pasos:

Mezclar todos los ingredientes y dejar reposar en un bol, tapado con un paño de cocina, por 30 minutos.

img_0526

Pasado ese tiempo, aceitar el mesón de la cocina y amasar la mezcla siguiendo la técnica de los amasados cortos. Esto es: volcar la masa sobre el mesón engrasado, halar un extremo de la misma hacia el interior y continuar con el siguiente en círculo. Hay que hacerlo 12 veces, dejando reposar en el bol tapado con un paño por 10/15 minutos, entre amasado y amasado. Este proceso de amasado se repite 5 veces, con sus respectivos tiempos de reposo.

Después del último apretado de la masa, se deja en el bol, con la parte templada hacia arriba, tapada con el paño, hasta que leve el doble de su tamaño. (Yo la dejé más o menos desde las 10:00 pm hasta las 7:30 am del día siguiente, pero todo depende de la temperatura ambiente en la que se esté. Lo mejor, como dice Luciana, es ir mirando la masa hasta ver que ha crecido lo esperado)

Una vez haya levado, se vuelca sobre el mesón enharinado y se “bolea” la masa, lo que significa apretarla hacia afuera como metiendo los extremos de una sábana en la cama formando una bolita que se pone en una olla de hierro tipo cocotte, con la parte bonita (templada) hacia arriba.

En la olla se deja tapada con un paño para que leve por segunda vez.

img_0596

Cuando haya doblado su tamaño, que es más o menos cuando la masa ya toca las paredes de la olla, hay que hacerle cortes a la masa en la superficie con un cuchillo, se tapa la olla (quitando el pomo de la tapa) y se mete al horno.

img_0836

Los primeros 15 minutos a 220 grados, luego se destapa la olla y se deja 10 minutos a 210 grados y finalmente 35 minutos a 200 grados o hasta que la corteza esté dorada y al darle golpecitos suene hueco.

Es súper importante que el horno tenga vapor, para lo que se puede atomizar las paredes del horno con un flu flu o poner un recipiente con agua dentro del horno (esto es clave para la corteza)

Una vez fuera del horno, dejar enfriar sobre rejilla y comérselo como uno quiera!! Este es el momento más difícil, pues toda la casa huele a pan, ya has tocado la corteza crujiente y dan ganas de comérselo a penas sale del horno!!! 

img_0649

img_0651

Con tiempo para perderlo

Siempre he pensado que viajar es una puerta a mundos maravillosos. Una posibilidad para probar, experimentar, dejarse llevar por nuevos sonidos, olores, colores y sabores… Pero debo aceptar que muchas veces el viaje venía acompañado de una pequeña sensación de ansiedad al pensar que debía aprovechar cada minuto para alcanzar a hacer muchas cosas. Desde que P está con nosotros he descubierto el placer de disfrutar el aquí y el ahora en cada viaje. He aprendido a tener momentos en los que me permito no estar preocupada por cuanto voy a ver o a hacer cada uno de los días del viaje y a dejarme llevar por la posibilidad de “perder el tiempo”.

Paris, verano 2015
Recuerdo la primera vez que volví a Madrid con Paloma. Los primeros días sentía que no alcanzaba a hacer todo lo que tenía planeado… Hoy varios años más tarde y varios viajes después, me descubro tranquila y feliz pasando la tarde en un parque, disfrutando, entre risas con los amigos, una buena comida o caminando sin destino por cualquier calle y dejándome abrazar por cada una de las ciudades que vamos visitando.

Madrid, verano 2015
Es cierto que siempre planeamos un poco los si o si que queremos hacer, las cosas que creemos detonaran emociones en P o las cosas que nos emocionan a nosotros. Pero hemos aprendido a dejar más tiempo para nada, para simplemente estar y estar atento a lo que vaya saliendo.

San Francisco, 2014
Me siento feliz porque hemos sido capaces de disfrutarnos cada momento y con tranquilidad aceptar que quedarán muchas cosas por visitar… Pero como en todo, de eso se trata. Dejarlo visto todo sería muy triste, no habría motivos para volver. Siempre preferiré sentir que habrá más por conocer alguna próxima vez. Siempre preferiré soñar con la posibilidad de volver, pero sobretodo, siempre preferiré los momentos vividos sin prisas.