Hygge

IMG_5861

El otro día viendo el capítulo de Ilse Crawford de Abstract en Netflix, descubrí un término danés que hizo click con todos mis pensamientos y emociones, Hygge.

Este término que se pronuncia algo así como Hu-ga y que no tiene traducción al español, habla del saber estar, de la capacidad de disfrutar el momento presente y de todo lo maravilloso que puede ser si le damos valor a las pequeñas cosas, a las cosas normales, cotidianas, conocidas. Ese estar con la gente que quieres, cómodamente, hablando sin prisas y disfrutando de un buen vino y una deliciosa comida. Ese estar en un lugar en el que te sientes cómodo, feliz, tranquilo. Un lugar bonito, cálido, confortable, en donde la luz, la música, el entorno te abrazan y protegen. Ese estar en disposición de, sinceramente, oír a quienes están con nosotros, escucharlos, dedicarles tiempo y afecto y recibir con gusto el tiempo y afecto que los otros nos regalan.

IMG_0022

Ese término, Hygge, reúne todas esas características en las que creo y quiero aplicar en mi vida diaria. Porque como decía Ilse Crawford “lo que sucede cuando hacemos eso -cuando vivimos de manera Hygge-, es que nos hace mucho más abiertos a los otros y mucho más cercanos. (y) ese, es un modo muy interesante de construir una comunidad”. Esa es la forma de vida que quiero tener, que me esfuerzo en tener, esa capacidad de asombro y de bienestar que me permite tener los sentidos abiertos para poder tener empatía con los otros. Esa es la comunidad que quiero ayudar a construir para mi, para mi familia, para P. Una comunidad en donde prime el bienestar de todos, la capacidad de compartir y disfrutar de lo normal, porque al interiorizar esta manera de ver la vida, lo normal se vuelve especial, lo ordinario, extraordinario. Un simple trozo de pan el placer más maravilloso, unas flores puestas sobre una mesa bien puesta, un deleite a los ojos, una tarde de cocina, un momento para relajarse y disfrutar, una palabra amable, la alegría del día.

IMG_2861

Volver a ver, tocar, probar, oír, oler… para re descubrir el mundo, para entender el valor de la estética como forma de vida. Volver a hacer las cosas desde la fuerza del placer, el deseo, el bienestar… para descubrir que vivir así no es una cuestión individualista o egocéntrica, sino por el contrario, una manera estar conectados al mundo y entender que cómo nos relacionemos con este determinará nuestro sentir en el mismo. Volver a vivir a nuestro propio ritmo… para convencerse que sólo así se puede ser realmente feliz porque habremos interiorizado que solo siendo consecuente con uno mismo, puede uno serlo con el mundo.

IMG_6599

Quiero Hygge en mi vida. Quiero una vida Hygge. Ese será mi nuevo lema.

IMG_3939

Anuncios

Abro los ojos nuevamente… bienvenido 2017

07f1ccdea2d036104ea66649d1b06d7b

Fornasetti

A veces abro los ojos al mundo, pero no a ese del que tanto he hablado en otras ocasiones, el que me sorprende con las maravillas de la naturaleza, La Luz de la tarde, el sonido del viento, el sabor de la mantequilla sobre el pan o la sonrisa de mi hija. No, abro los ojos al mundo de las noticias de odio, los personajes absurdos y poderosos, la crueldad hacia quienes no han hecho nada o la injusticia diaria que viven quienes para tantos -todavía muchos- son diferentes.Abro los ojos a ese mundo difícil, irrespetuoso, agresivo… Ese mundo me aterra, me entristece, me agobia, me duele y a veces logra hacerme sentir desesperanzada, pasmada.

Cierro los ojos nuevamente.

No porque quiera negar que esas realidades existen, sino porque no quiero ver el mundo a través de esos lentes. No quiero que esas sean las realidades que filtran mi mente, la nublan, la vuelven gris, triste.

Miro hacia adentro mío, respiro y abro entonces los ojos nuevamente, pero para mirar con detalle todo aquello que me da esperanza, alegría. Abro los ojos al mundo que me anima, me estimula, me ilusiona, porque quiero verlo desde el filtro de mis sueños y seguir creyendo que es posible hacer posible lo imposible.

img_8134

Ahí, en las pequeñas cosas -como tantas veces lo he dicho-, está la fuerza que llena mis días y a lo que me aferro intensamente.

Ante este año que comienza, me comprometo principalmente a una cosa, seguir creyendo en la revolución de las pequeñas cosas. Seguir trabajando para que la gente se conecte,se conozca. Para que quien quiera, no pierda o recupere la capacidad de asombro, para que la diversidad y la diferencia no asusten, sino que estimulen. Seguir trabajando para pensar el mundo más creativa y abiertamente, para seguir jugando, para seguir defendiendo el goce, la pasión, el placer, para seguir encontrando los ritmos propios, las particularidades, las transformaciones y las extrañezas…

Las realidades de este mundo no son fáciles, no son alentadoras, a mi alcance, no están los grandes cambios, pero si los pequeños y a esos me apego con fuerza y entusiasmo.

Yo creo en la revolución de las pequeñas cosas. Porque me gusta pensar que un paso sigue al otro, que una sonrisa atrae a otra, que un pequeño acto anima a otros a salir a la luz y hacerse visibles.

Un punto de encuentro, una diminuta casita que pinta su puerta de amarillo, para abrirla a todos los que allí quieran encontrarse y compartir. Una puerta que se abre al mundo para volver a explorarlo, disfrutarlo, amarlo. Ese ha sido uno de mis sueños, una de mis pequeñas cosas, mis revoluciones, que este año se vuelve realidad. ¿Quien quiere seguir soñando conmigo? La puerta amarilla siempre estará abierta.

¿Se unen a la revolución de las pequeñas cosas?

15936954_10154033206096968_764625300881273596_oimg_7877img_6119img_7919IMG_7876.jpg

img_7879

img_6829

El todo está en las pequeñas cosas

 

unnamed-2

Screen shot de la película Love is Strange, tomado de dancersroad.wordpress.com

A veces nos enfocamos tanto en los grandes acontecimientos, en las grandes alegrías o las tragedias insufribles, los momentos que como hitos históricos creemos nos marcan la vida, que dejamos de lado lo pequeño, lo cotidiano, lo que está siempre ahí cambiando día a día, y que en últimas es la vida misma.

Los viajes, los días extraordinarios, los grandes momentos… son maravillosos, por ser esporádicos, por ser eso, extra ordinarios.

Pero la vida está hecha principalmente de lo que fácilmente olvidamos, de cada una de las mañanas en que sin pensarlo mucho abrimos los ojos en la misma cama, del suelo conocido bajo los pies, del camino que sabemos de memoria, del olor confortable de quién tenemos al lado. La vida está en las pequeñas cosas.

Adoro vivir nuevas experiencias, probar nuevos sabores, respirar el olor de ciudades desconocidas… pero adoro igual volver a ver la luz de las cinco de la tarde que tanto me gusta de mi ciudad, oír la reconocible risa de mi hija, sentir la mano de quien amo a mi lado… Adoro dejarme sorprender por lo cotidiano y sentir que cada uno de esos días, en los que parece que no ha pasado nada, ha pasado todo, la vida misma entre los dedos… quiero cada vez más enamorarme de las pequeñas cosas que suceden, para no olvidar que la vida es vivida cada minuto que pasa.

Hoy vimos Love is strange.

unnamed

Screen shot de la película Love is Strange, tomado de dancersroad.wordpress.com

¿Cocinar o no cocinar? Esa en la cuestión.

10441351_10152077358726968_7742598187063414073_n

Y de pronto alguien pone palabras, hermosas palabras, a lo que hace ya unos buenos años vengo sintiendo.

“Como ya se habrán dado cuenta, opino que cocinar o no cocinar se convierte en una cuestión trascendental, aunque reconozco que es una forma muy rotunda de plantear el problema.

Cocinar significa cosas distintas en momentos distintos para gente distinta. Pero casi nunca es cuestión de todo o nada. Sin embargo, cocinar con más frecuencia de lo que hacemos ahora, o dedicar el domingo a preparar algunos platos para la semana, o intentar de vez en cuando elaborar algo que antes sólo podías comprar, son actos modestos que constituirán una forma de voto.

¿Un voto para qué exactamente?

En un mundo donde ya muy pocos estamos obligados a cocinar, el hecho de decidir hacerlo es una forma de protestar contra la especialización. Contra la total racionalización de la vida. Contra la infiltración de los intereses comerciales en todas las facetas de nuestra existencia.

Cocinar por el placer de hacerlo, y dedicarle un poco de tiempo libre, es declarar nuestra independencia de las corporaciones que quieren convertir cada minuto que estamos despiertos en una ocasión para consumir.

Cocinar tiene el poder de transformar más que plantas y animales. Cocinar nos da la oportunidad tan rara en nuestra vida moderna, de trabajar directamente por nuestro bien y el de las personas que alimentamos.

Desde el punto de vista económico, puede que no sea la forma más eficiente de usar el tiempo del cocinero aficionado, pero es realmente hermoso.

¿Hay algo menos egoísta, algún trabajo menos alienado, un tiempo mejor aprovechado que preparar algo delicioso y nutritivo para las personas que queremos?”.

Michael PollanCooked

Archivo_000 (1)

 

IMG_5548

10301051_10152060065201968_3058353753792521110_n

No se pierdan la oportunidad de ver esta linda y profunda serie, Cooked, en Netflix.

No puedo dejar de aprovechar este momento para recomendarles un gran libro que también habla del tiempo… Momo, de Michael Ende y que justo estamos leyendo en este momento.

Un día que no tenía pinta de nada

P está de vacaciones y todos los días son una aventura. A veces no hacemos nada muy especial, pero otros días se convierten, sin pensarlo, en momentos maravillosos, de esos que esperamos en el futuro sean recuerdos amorosos. La verdad creo que a veces no hay que esforzarse tanto, dejarse llevar y de verdad meterse en la dinámica de juego que ellos tienen tan clara.

Desde hace varias semanas P nos había estado pidiendo que le regaláramos las cajas de cartón que ya no usábamos. Y en esta época navideña, van siendo unas cuantas… de zapatos, de electrodomésticos, de mercado… en fin, cajas de diferentes tamaños que fue guardando como un gran tesoro. Cada vez que le preguntábamos para qué las quería, decía que se podían usar en otra cosa y que no quería tirarlas.

Una mañana, de esas en las que mi mente está un poco en blanco y no se me ocurre mucho que proponerle a P, le dije que porqué no hacía algo con las cajas y me dijo que quería hacer una casa. Yo había planeado irme a hacer unas cuantas diligencias navideñas y pensé que la ayudaría en el inicio del proyecto, para luego irme y dejarla ocupada. Pero no pensé que me iba a divertir tanto y que, con toda la consciencia del mundo iba a decidir posponer cualquier diligencia, pues nada se comparaba al momento que estábamos pasando.

La idea, que me parecía un poco complicada al principio, resultó sencilla y muy, muy divertida.

IMG_4839

La participación clave de nosotros como adultos es cortar las cajas en donde ellos quieran la presencia de puertas o ventanas y ayudar un poco en pegar las cajas y fijarlas bien. Eso lo hicimos solo con pegante y cinta de enmascarar.

El diseño de la casa, lo fuimos pensando en conjunto, un cuarto aquí, la cocina allá, el baño más acá… P decidió que quería un ascensor e hizo todo un diseño con cuerda que me dejó muy impresionada…

Una vez armada toda la estructura, la decoración depende del gusto de cada niño y está sujeta a lo que tengamos en casa. Nosotras decidimos usar revistas y recortar mesas, sillas, muebles, texturas, flores, colores, etc… un montón de cosas que fuimos descubriendo en las páginas de viejas revistas y que fuimos recortando y pegando en nuestra casa. Cada uno de ustedes, puede decidir decorarla solo con papeles de colores o flores, hacer una versión absolutamente minimalista en blanco en negro, pintarla con vinilos, en fin, las opciones son miles.

IMG_4836   IMG_4838

La casa aún no está terminada, cada vez que a P se le ocurre le pega algo nuevo, y quizás ese es uno de sus grandes encantos, el estar siempre en proceso. Lo que sí puedo asegurar, es que la usa sin parar. Es interesante, P tenía unas casitas de muñecas que le habíamos regalado anteriormente, pero no las usaba mucho. Sin embargo, esta casita, hecha por ella, ha sido la sensación y un gran motivo de orgullo… para ambas.

FullSizeRender
Finalmente ese día, que no tenía pinta de nada, terminó siendo inolvidable y el proyecto, sugerido por P, resultó fantástico. Me dejé llevar y jugué feliz… ya podían hacerse más tarde las diligencias.

FullSizeRender_1FullSizeRender_2FullSizeRender_4FullSizeRender_3j

Our secret

pasto cortado

He descubierto, aunque parezca absurdo que lo diga, que me gustan las cosas bonitas. Pero no solo lo que considero lindo, estético, agradable, sino las cosas bonitas que me pasan y las que puedo hacer que pasen. Pequeños actos que quizás solo me importen a mi.

Me gusta ir en el carro y parar en una esquina para dejar pasar a alguien. Me gusta ayudar a alguien a cargar sus paquetes. Sonreirle a un desconocido cuando camino por la calle. Abrazar a un amigo sin razón alguna. Tomarme el tiempo de oir reir a P. Respirar profundo cuando han cortado el pasto. La luz naranja de un atardecer Bogotano. Oír con calma el sonido de la lluvia. Sentir los pies de J bajo las sábanas. El silencio. La brisa fría un día soleado…

He descubierto que me siento feliz cuando, sin pensarlo, hago algo que creo es bonito o me dejo sorprender por las cosas bonitas de la vida. Por eso me he liberado de temores, verguenzas, prejuicios… y me he permitido hacer conciencia de esas pequeñas cosas que me llenan la vida. Tener el tiempo para verlas y disfrutarlas.

Tomo prestado un hermoso video de Juan-Sebastian Monzani que encontré hace varios años y que guardo como un tesoro, para compartirlo con ustedes y volverlo, nuestro secreto.

Siete

Hoy P cumple 7 años y voy a tomarme la licencia de utilizar este espacio para escribir sobre ella. Porque en gran medida, ha sido P quien ha movido todo en mi para encontrar que podía dedicarme a lo que siempre me había hecho feliz, pero que había dejado un poco de lado por creer que era solo el acompañamiento de algo que suponía mucho más importante, cuando en realidad era todo lo contrario.

31 de julio de 2008

Siento un nudo en la garganta de la emoción y pienso en estos maravillosos años que hemos compartido con ella… cuánto hemos aprendido! Tenerla en mi vida ha sido lo mejor que me ha pasado, pues me ha ayudado a ser una mejor persona, a exigirme y cuestionarme y a descubrir que lo que quiero es gozarme la vida con ella y con J.

Paloma

Junto a P, he aprendido que no puedo controlarlo todo, que no hay nada como el presente y que el tiempo es mejor no presionarlo, hay que vivir cada momento, bueno, malo o regular, porque es parte de este camino que caminamos juntas. P me ha hecho ver el mundo y volver a sorprenderme con él y maravillarme con cada detalle que, a veces por las prisas o por tener la cabeza en el pasado o en el futuro, dejamos pasar sin darle importancia. Me hizo recordar que es en las cosas pequeñas en donde radica la felicidad. También me hizo recordar cómo me gustaba soñar con mundos de fantasía y volver a soñar con ellos. Porque junto a ella, volví a jugar sin vergüenzas, ni angustias por estar perdiendo el tiempo.

julio de 2015

Hoy quiero dedicarle esta canción de Ed Sheeran, porque cada vez que la oigo pienso en ella. Porque cuando vi el video, vinieron a mi mente miles de imágenes suyas creciendo, siendo esa persona que nos mueve la vida. Pero sobretodo porque espero que tenga la certeza de que la hemos amado profundamente y que, aunque el amor puede doler y, a veces, pueda ser difícil, amar y ser amado es lo más maravilloso del mundo.

Sé que llegará el momento en que necesitará con fuerza encontrar su mundo propio, diferente del nuestro, y espero pueda aprender a vernos en todas nuestras dimensiones, las que le gusten y las que no. Pero también confío en que se sentirá fuerte y segura, porque se habrá sentido siempre amada y que siempre encontraremos momentos para caminar juntas y reírnos de este mundo que tanto nos gusta y nos sorprende.

Feliz cumpleaños!